Todos los derechos reservados. Tiago García
logo

Cinco cualidades de un gran fotógrafo de bodas

La fotografía de bodas es uno de los caminos más apasionantes que puede emprender un fotógrafo.

Es algo más que un desafío que pone a prueba su dominio de la cámara, casi todas las disciplinas fotográficas existentes y la habilidad para ejecutarlas en un espacio de tiempo en el que no hay segundas oportunidades, a fin de crear con ello un conjunto de imágenes de manera consistente.

Es también la magia de dotar a cada imagen de su propia pasión, de buscar la fascinación de la pareja que se reconocerá en cada una de ellas y las hará parte vital de sus recuerdos.

Por esto me propongo destacar cuales son, a mi parecer, cinco características que el fotógrafo de bodas necesita desarrollar y nunca perder de vista para cumplir con éxito su meta.

Confianza y Empatía

Estar completamente a gusto con la pareja y los asistentes a la ceremonia, transmitir la seguridad propia para inspirar en otros la confianza. Llevar la empatía como estandarte.

Las bodas ponen de manifiesto dos preciosas virtudes no muy frecuentes en la vida cotidiana: un alto nivel de apertura y vulnerabilidad. Las personas pasan por una variedad de emociones a lo largo del gran día que van de la risa a las lágrimas, a un estado de alegría pura.

Un gran fotógrafo de bodas es aquel que se permite la empatía para expresar en sus imágenes esa pureza.

Maximizar estas interacciones personales abre las puertas a la capacidad de crear retratos animados y llenos de vida, imágenes que portan la personalidad real y la vitalidad de las personas que retrata.

 

Confianza y empatía

 

Trabajar bajo presión.

Para tener éxito, los fotógrafos de bodas no solo deben dominar a profundidad casi todas las disciplinas fotográficas. También es necesario desarrollarlas en un marco limitado de tiempo. La pareja y las familias han realizado preparativos detallados durante meses (por no mencionar una inversión financiera considerable), y las expectativas son altas.

Las parejas no solo quieren un registro fotográfico de los eventos del día, desean no menos que una presentación ingeniosa e inolvidable de sus imágenes. Y no hay segundas oportunidades.

Es necesaria la capacidad de crear imágenes bajo ciertos niveles de estrés.

Esta es una de las razones por las que algunos fotógrafos no persiguen la fotografía de bodas como su ocupación principal.

 

Trabajar bajo presión

Estar al día.

Mantenerse a la vanguardia. Es hacer un recorrido por las principales revistas nupciales, estudiar el último look en fotografía editorial y publicitaria.

Estas revistas son el prospecto que las novias miran y quieren ver en sus propias fotografías de boda.

 

Estar al día

 

La habilidad de idealizar.

Producir imágenes donde la gente se vea genial. Ser hábil y encontrar “el mejor lado” de una persona, de forma instantánea y fluida. Esto es especialmente importante cuando se trata de la novia, a quien se debe hacer lucir lo más bella posible. Ella ha dedicado mucho tiempo y esmero en su apariencia para el gran día, y las fotografías deberían contarlo.

 

Capacidad de Idealizar

 

Ser receptivo a lo inesperado.

Tener en cuenta todo lo que está alrededor, no sólo en los momentos clave como la recepción del anillo, el primer beso. Los invitados también manifiestan sus emociones a flor de piel.

Un día muy nublado haría reprogramar ciertas circunstancias por amenaza de lluvia y de pronto, un rayo de luz podría aparecer para iluminarlo todo.

Estar atento, recibir con la mejor actitud cada circunstancia, es una virtud necesaria para ser un gran fotógrafo de bodas.

 

Atento a lo inesperado

 

Agradezco especialmente a Daicar Estudio, colegas con sede en Valencia, especialistas en fotografía de bodas, por la inspiración para escribir este artículo. Puedes ver su trabajo completo en su web.

 

Ahora cuéntame tú en los comentarios:

¿Qué otras virtudes piensas que necesita un gran fotógrafo de bodas?

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *